"La Modernidad y la Telerealidad Arabe." Afkar/Ideas, 2010.

Durante el periodo 2003-08, en un tiempo de guerra y terrorismo mundial y mientras la administración de George W. Bush intentaba reconstruir Oriente Medio, los reality shows o telerrealidad, tuvieron un gran éxito en el mundo árabe.

Debido a que los realizadores de estos programas proclamaron en las campañas de promoción que sus shows representaban la realidad, y puesto que algunos de ellos incluían bailes y cohabitación entre hombres y mujeres (prácticas desaprobadas por algunos musulmanes conservadores), programas como Al Rais (versión árabe de Gran Hermano de la cadena MBC, basada en Dubai pero de propiedad saudí), Star Academy (versión árabe de Fame Academy de la LBC de Líbano) y Superstar (versión árabe de Pop Idol, de la Future TV de Beirut) se convirtieron en ruedos políticos por excelencia.